El ímpetu de las fundaciones sin fines de lucro

Las fundaciones tiene como finalidad el logro a nivel social, educativo, deportivo, por las que de manera altruista muchas personas se han dado a la tarea de crear instituciones que permitan el desarrollo de niños, jóvenes, adultos con o sin discapacidades, así como sin dinero.

Más que buscar un beneficio económico, se plantean el desarrollo social de comunidades, creando espacios donde las personas con ciertas necesidades puedan aprender, desenvolverse y experimentar la satisfacción de logros personales y colectivos.

Al ser organizaciones que tienen como objetivo desarrollar y potenciar habilidades y destrezas en los individuos, se ven en la necesidad de conseguir patrocinadores y hasta mentores que sirvan de estímulo para las mejoras en lo que se refiere en la calidad de vida de sus integrantes.

Las fundaciones persiguen un fin común, cubrir de manera positiva aspectos que permitan aprendizajes, mejoramientos, adelantos, apoyo, acciones sociales, humanitarias entre otras.

El apoyo a la población más vulnerable

Los niños están entre lo que se considera la parte de la población vulnerable, están más expuestos a situaciones que le pueden comprometer su propia existencia, la escases para cubrir  necesidades básicas, como alimento, ropa, vivienda. Otro grupo son los mayores

Sí, la población de adultos mayores están en la misma condición, expuestos, lo importante a considerar que son individuos que ya han invertido sus energías y cuerpos por cubrir sus necesidades y están ahora con menos posibilidades de protección y apoyo emocional.

 El aspecto emocional es muy importante, tanto niños como jóvenes y mayores necesitan de compañía e intercambio de afecto. De aquí parte la premisa de que si se está en bienestar consigo mismo, se tendrá la motivación para accionar de manera positiva en otros aspectos.

Aspectos como el emocional, familiar, profesional y económico. Si los individuos se sienten bien consigo mismos, lo que transmiten en su entorno es precisamente eso. Caso contrario si están en abandono, cada uno de estos aspectos influye en el otro como un todo.

La importancia de colaborar en las fundaciones.

El trabajo voluntario es de mayor envergadura en este tipo de instituciones, debido a la experiencia personas como profesionales de la salud, administrativos, deportistas, o dependiendo de la línea de entrega de una fundación, dan lo mejor de si para ayudar a otros.

Las satisfacciones que sienten en lo personal, como profesional permiten el crecimiento del voluntariado, así como de los que se benefician de la ayuda. Siendo estas mejoras tangibles, al potenciar cada una de las actividades que se desarrollan en la institución.

El aporte económico permite seguridad a que los proyectos se mantengan en pie, es como un cerrajero que al instalar un sistema de protección permite que los individuos se sientan en resguardo, cuentan con la total seguridad de que están salvaguardados.

Se valora en gran manera el esfuerzo que se realiza, se ve la recompensa al observar el desarrollo y progreso de los que participan como miembros activos de una fundación tanto como los que se benefician de ella.

error: Content is protected !!